Utilizar email marketing en una Pyme sin spam

A más de alguno le ha pasado que al abrir su correo y comenzar a revisar la bandeja de entrada se encuentran con mails sobre productos o servicios que nunca les han interesado y que, posiblemente, jamás les van a interesar. Eso se llama spam, una pésima práctica penada por la ley en algunos países y usada por muchas empresas con el objetivo de captar clientes de mala manera.

Si quieres aprender a componer mails y que no sean dirigidos automáticamente a la capeta de “no deseados”, toma en cuenta los siguientes consejos:

 

Envíale correos solamente a las personas que se registren:

No hay nada peor que recibir correos con información o promociones que jamás nos han interesado, por eso solamente hay que incluir en la lista del envío a las personas que si les interesa y que voluntariamente se inscribieron en la base de datos.

Limpia la lista de suscritos:

Los filtros de spam detectan si se le mandaron mails a correos muertos, sobre todo a aquellos que son enviados una y otra vez, por eso, para evitar que tu dirección quede marcada, limpia una vez al mes tu base de datos.

No envíes imágenes solas ni palabras ofensivas:

Las imágenes sin texto pueden ser consideradas spam, al igual que el envío de palabras ofensivas, por eso lo mejor es mezclar imágenes con texto sin palabras que pasen a llevar al usuarios.

Cuida la elaboración del HTML y no cambies de dirección:

Algunos sistemas son capaces de reconocer la cabecera de los mails, por eso si provienen de distintos remitentes son consideran spam, lo mismo pasa con los correos en HTML. Los códigos mal confeccionados también pueden ser considerados como “no deseados”, ya que hay mal intencionados que envían virus o phishing vinculados en ellos.


Lo mejor es ponerse en los pies de los usuarios y evitar utilizar prácticas que nos poría molestar.

Fuente: Internetesmercadeo.com